Blogia
Diario digital de Manuel

Bacalao al pil-pil

Me debe Teófilo un Bacalao al pil pil. Dice su madre que le sale estupendo. Mientras espero a que un día de éstos salde la deuda, ayer, después de un agotador y sufrido encuentro profesional, porque a mi inglés de los montes de Málaga le queda mucho que avanzar y por mucho que diga que me inicio en los dialectos chinos, éstos son difíciles hasta para los mismos chinos, así que tuvo a bien el entrevistador invitarme a comer en el restaurante de la empresa. En este tipo de situación suelo pedir algo ligero y fácil de comer, ya que imagino que se me sigue analizando y aunque no quiero aparentar lo que no soy, tampoco debo situarme en el filo de lo imposible (ver post Pastor y porquero). Pero leí en la cuidada carta “bacalao al pil-pil” y habló mi estómago. Quizás, pensé, “ya está todo el pescado vendido”. El caso es que lo pedí como plato único. Estaba de escándalo. La armoniosa gelatina ligada al aceite de oliva, formaba una espesa y rica salsa blanquecina. El sabor del ajo dorado y las rodajas de roja guindilla completaban la brutal embocadura de la obra culinaria, con los trozos de bacalao como estrella gastronómica invitada, pacientemente desalados y, con toda seguridad, rítmica y continuamente bailados en probable cazuela de barro. En fin, deseo haber dado la impresión de lo que soy, ni más ni menos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres