Blogia
Diario digital de Manuel

Cooperación vs competición

Dejando a un lado señales manifiestas como el déficit comercial, la baja productividad, etc. (ver, por ejemplo, post productividad, desarrollo, economía) y centrándonos en las recientes indicaciones positivas leídas en la prensa y difundidas por el gobierno, pienso que el actual “clima de confianza” de la economía española es “más de lo mismo”, debido a su tradicional y arcaica concepción competitiva del mercado, sustentada en sensibles motores, como la construcción, y a merced de los vaivenes de los recursos energéticos, en vez de asentarse en el concepto cooperación libre (no impuesta), aprovechando la tecnología, la circulación de la información, los flujos migratorios y la creciente, y ya obligada, sensibilización con el medioambiente. En octubre de 1997, decía Michael Perelman que “nuestro pensamiento económico actual nos impide acometer la ardua y gozosa tarea de construir un mundo mejor”. En ese espíritu, pregonaba en su libro “The End of Economics”, precisamente un llamamiento al fin de la economía y al comienzo de algo mejor, a partir de las numerosas recomendaciones que, bajo el rótulo de “utópicas”, descansan desde hace mucho tiempo en los estantes polvorientos de la biblioteca de la Vida.

0 comentarios