Blogia
Diario digital de Manuel

Pescaito

Amigo Koldo, ayer me invitaron a unos boquerones en un restaurante del centro de la ciudad de Málaga (España). No estaba el “pescao” mal frito, pero lo he comido mejor en otros momentos. Así se lo transmití al atento camarero. Leo en el “pasaporte de las rutas gastronómicas malagueñas”, editado por Aehma, que en Málaga, al “pescado” se le quita la “d” y se pronuncia “pescao” e, incluso, con la denominación cariñosa y familiar “pescaito”. Así, si queréis unos boquerones, salmonetes, jureles o pulpos, no pasa nada si los nombráis: boqueroncitos, salmonetitos, jurelitos o pulpito. Pero, siempre, pedir que tengan las tallas permitidas por las autoridades, por bien de todos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres